jueves, 5 de mayo de 2016

5 de mayo, día de la libertad

Diálogo de Joselías
Libertad, La más bella herencia del 5 de mayo
Por Joselías Sánchez Ramos
Manta, 5 de Mayo de 2016



Hola amigos. Mayo y junio son meses alfaristas. 

Mientras junio evoca la revolución alfarista desde Colorado (junio 5, 1864) hasta Guayaquil (junio 5, 1895), mayo nos ubica en Chone donde se proclama a Eloy Alfaro como Jefe Supremo de la República el 5 de mayo de 1895, un mes antes de los acontecimientos de Guayaquil.

Chone es cabecera cantonal de uno de los 22 cantones de la Provincia de Manabí, región costeña del Océano Pacífico y una de las 22 provincias de la República de ECUADOR, América del Sur.

En sus 19.230 Km2, su millón y medio de habitantes montuvios y cholos, han estructurado una región geográfica de especiales características donde sobresale su poderosa identidad cultural que ha hecho de la unidad (manabitismo) en la diversidad (22 cantones diferentes) su fortaleza y de la libertad, un paradigma.

En esta norteña ciudad de Chone los intelectuales, maestros, jóvenes, hombres y mujeres, encabezados por el Dr. Enrique Delgado Coppiano, recuerdan el 5 de mayo como el preludio de la libertad ecuatoriana.

“Nosotros les hemos entregado a los ecuatorianos la más bella herencia: la libertad”, proclaman con énfasis y sano orgullo los jóvenes manabitas que evocan los 121 años de la gesta alfarista,

“Manabí fue el cuartel general de Alfaro. Con la aparición del Alfarismo montonero, pudo librar incontables batallas y cuando el caudillo se encontraba en otras localidades del país, débil en sus tropas, inmediatamente recurría a sus montubios macheteros que por centenares en presurosos corceles se desplazaban al llamado del Jefe para combatir contra los gobiernos conservadores a favor de los principios liberales a costa de sus vidas.
 
“Luego de más de 30 años de insurgencias, revueltas y levantamientos armados, destierros, persecuciones y prisiones, el proceso histórico estaba listo, maduro para su culminación. Fue el pueblo de Chone el primero en la provincia de Manabí y en el Ecuador, que lanzó su manifiesto en ejemplar expresión de patriotismo proclamando al viejo luchador como Jefe Supremo de la República. 

“La acción se produjo el 5 de mayo de 1895. Los chonenses delegaron a Alfaro todas las facultades y poderes para la consecución de una honrada generación política en el país”.

El preludio de esta proclama es el combate de “Los Amarillos”, sitio cercano a Chone. Ocurre cuatro días antes, el 1 de mayo de 1895. En este combate muere el Crnel. Mauro Ramos Iduarte, valiente mejicano, temible con la espada, fino y culto en sus maneras, fuerte en la polémica y suave en la palabra, caballero, escritor y soldado cuya sangre riega el campo de la libertad y alienta a la juventud chonense.

Los manabitas tenemos una identidad definida que nos alienta y llena de orgullo. Los montecristenses también sienten lo mismo. Alfaro nace aquí el 25 de junio de 1842. Cuando tenía 22 años, el 5 de junio de 1864, inicia su revolución en el sitio Colorado secuestrando al Gobernador Militar, Gral. Francisco Javier Salazar. Allí se gana el mote de “Águila Roja”. Allí se escucha por vez primera “¡Viva Alfaro, carajo!”. 

“No es el 5 de junio de 1895 la fecha de la proclamación de Eloy Alfaro como Jefe Supremo, sino el 5 de mayo de 1895, acaecido en Chone”, proclama en voz alta Enrique Delgado Coppiano.

¿Por qué en esa fecha, hace 121 años, los manabitas de Chone proclaman a don José Eloy Alfaro Delgado como Jefe Supremo y le disponen que gobierne la República?

¿Por qué los manabitas de esa época, reunidos en Chone, tienen el valor supremo de desconocer y declarar reo al Presidente de la República?

¿Por qué esos manabitas, hasta que se presente el General Alfaro, encargan el mando supremo al Gobernador Civil y Militar de Manabí, disponiendo que opere del modo más conveniente para alcanzar triunfos y capitulaciones, exigir contribuciones, llamar al servicio activo, disponer de los prisioneros de guerra y heridos, confinar o expatriar a los opositores, o castigar la insubordinación?

Para comprender esta actitud, de manabitas de una época diferente y distante, ensayo algunas reflexiones. Por favor, hágame conocer las suyos:

1) Los manabitas tienen muy desarrollado el sentido de libertad. Lo han ido insertando en sus genes a lo largo de varias centurias. Ser manabita es ser libre e independiente. No fue sojuzgado por los españoles. El propio Rey de España le reconoce la propiedad de la tierra. Se reconoce a sí mismo como parte de una entidad territorial, regional y política. No requiere de la autorización de Guayaquil para poner en funcionamiento su Cabildo en Portoviejo. Tiene independencia económica por su producción agrícola y su comercio internacional. Paga el tributo por la independencia y a la Gran Colombia le compra toda la tierra de la región. La región es, entonces, manabita, le pertenece a todos los habitantes. Estos se mueven de un lado a otro, sin trabas y sin permisos, porque la tierra es común a todos. Sobre este territorio regional se constituye la Provincia de Manabí.

2) Este sentido de libertad, su contacto con el mar y otras culturas, que se asientan en su territorio, su comercio de exportación e importación, vigorizan nuevas ideas, maneras de ser diferentes, costumbres que se van asumiendo como propias, nuevos sentidos de la vida que lo hacen optimista, independiente y querendón de lo suyo. No le serán extrañas las ideas de la Revolución Francesa.

3) Surge una nueva manera de pensar que se vigoriza a lo largo de más 30 años de luchas comandadas por la espada libertaria y el pensamiento laico de Eloy Alfaro, desde su acción de armas en el sitio Colorado de Montecristi.

4) Este proceso genera un sentido de liderazgo que fortalece la identidad regional comprometiéndola con el destino y la suerte de la República.

Entonces, Chone proclama en nombre de la República. Las fuerzas comprometidas con el ideario alfarista cercan a Guayaquil el 5 de junio de 1895 y exigen el reconocimiento de Eloy Alfaro como Jefe Supremo de la República.

Este proceso permite comprender el afán de los manabitas por la unidad nacional. Alfaro dedica gran parte de sus esfuerzos en la construcción del ferrocarril Guayaquil – Quito como un instrumento de unidad nacional. A fines de siglo XX, los manabitas proclaman la autonomía provincial y/o regional como un instrumento de unidad nacional.

Mayo y junio son meses alfaristas. El 1 de mayo de 1895, en las cercanías de Chone, tiene lugar el combate de “Los Amarillos”. El 5 de mayo, en Chone, los manabitas lo proclaman Jefe Supremo de la República.

Joselías Sánchez Ramos
sjoselias@gmail.com
Manta, 5 de mayo de 2016

Bibliografía:
Barros, Carlos. Comp. 1996. “Historia a Debate. América Latina”, HaD, España.
Carrión, Benjamín. 2002. “El cuento de la Patria”, Colección Luna Tierna, Quito, Ecuador.
De Janón Alcívar, Eugenio. 1948. “El Viejo Luchador”, Quito, Ecuador.-
Delgado Coppiano, Enrique. 2004. “La revolución alfarista y su incidencia en el entorno histórico del Ecuador”, Discurso, Apuntes personales, Chone, Ecuador.-
FEDELEC. 1995. “Privatización y empleo”, Imp. Silva, Quito, Ecuador.-
Hidrovo Peñaherrera, Horacio. “El montonero de Montecristi”. Imp. Ramírez, Portoviejo, Ecuador.-
Iglesias Mata, Dumar. 1995. “Eloy Alfaro, 100 facetas históricas”. Imp. Ramírez, Portoviejo, Ecuador.-
Loor Moreira, Wilfrido. 1982. “Eloy Alfaro”. Imp. Minerva. Quito, Ecuador.-



Hoy recordamos la proclama de Chone



Hoy recordamos la Proclama de Chone, 5 de mayo de 1895.



La reacción en varios lugares de la costa fue la formación de juntas rebeldes conformadas por radicales que sucesivamente proclamaban su desconocimiento al gobierno nacional, dejándolo sin base política territorial, se crearon las condiciones para que asumiera un gobierno revolucionario.
#VivaLaRevoluciónAlfarista

lunes, 15 de febrero de 2016

El cerro Montecristi conserva la historia del general Alfaro

EL TELEGRAFO - REGIONAL MANABÍ / Lunes, 15 Febrero 2016

ALREDEDOR DE 200 MIL PERSONAS VISITAN ANUALMENTE EL LUGAR DONDE EN 2008 SE REDACTÓ LA ACTUAL CONSTITUCIÓN

El cerro Montecristi conserva la historia del general Alfaro
  
Foto: cortesía Ciudad Alfaro

El legado del ‘Viejo Luchador’ es recordado constantemente en el Centro Cívico. Periódicamente se realizan eventos en los que se enseña, en especial a niños y jóvenes, cómo fue la lucha para lograr el cometido de la Revolución Liberal.

Redacción Regional Manabí

Ciudad Alfaro es un complejo emblemático que se erige en la explanada del Centinela, en las faldas del cerro Montecristi, provincia de Manabí. Su parque cultural cuenta con museos, bibliotecas, tiendas de artesanías, salones para eventos y una zona de contemplación con la imponente vista del cerro, del mar en el horizonte, y de la legendaria ciudad que vio nacer al líder revolucionario Eloy Alfaro Delgado.

En 2015, Ciudad Alfaro recibió más de 190 mil visitantes nacionales y extranjeros. En enero de 2016, más de 11 mil personas conocieron este lugar que recoge la vida y obra del general Alfaro y de su lucha por la igualdad.

Espacios para la memoria, la cultura y el turismo

El mausoleo Memoria es el ícono del Centro Cívico Ciudad Alfaro. Un camino de 33 cuadrículas en homenaje al legado masónico conduce hasta una vasija invertida donde reposan parte de las cenizas del líder de la Revolución Liberal.

El Salón de la Democracia, lugar donde se escribió la Constituyente del Buen Vivir, conserva intacta la disposición de su inmobiliario.

En el lugar se pueden apreciar los bienes emblemáticos de Alfaro.  Los salones Coronela Filomena Chávez, Montonera Isabel Muentes, y Montonera Inés Lucía son frecuentemente solicitados por diferentes instituciones para la realización de conferencias, eventos y congresos de todo tipo.

Estos espacios multifuncionales han hecho que sea un lugar requerido en Manabí para la realización de diferentes actividades.

En 2015 se realizaron 38 eventos académicos, culturales y artísticos en los diferentes salones, tanto de instituciones públicas y privadas, así como de entidades educativas, a los cuales asistieron más de 23 mil personas.

El Museo y el Archivo Histórico tienen plasmadas las luchas de los pueblos ecuatorianos por lograr un país más justo, así como las derrotas y los logros del alfarismo. En cada una de sus paredes se puede aprender acerca de los procesos que llevaron a la construcción de la patria que anhelaba Alfaro y los radicales.


Recordar a Alfaro con arte

Ciudad Alfaro realiza eventos para recordar fechas históricas del Ecuador, como el 28 de enero y el 5 de junio, entre otras. En estos eventos, la ciudadanía ha podido disfrutar de diversas puestas en escena clásicas, con contenido alfarista, como la presentación de la obra teatral La Alfarada, con la Compañía Nacional de Danza y La Orquesta Sinfónica del Ecuador; y también se han vinculado a colectivos artísticos urbanos, en el evento Alfaro Rap Sinfónico.

El objetivo de realizar estos eventos temáticos y de incluir en proyectos a jóvenes artistas, es traer a la memoria la importancia del laicismo instaurado por el general Eloy Alfaro, quien transformó la educación y la cultura en el país, ya que la libertad de pensamiento permitió el despertar de múltiples manifestaciones artísticas y consecuencia de este proceso Ecuador es una nación de grandes artistas.

Esto se demostró una vez más el  pasado 28 de enero, cuando se realizó un emotivo homenaje por conmemorarse los 104 años de la Hoguera Bárbara.

El evento cívico militar, coordinado con el Ministerio de Defensa, inició a las 09:30 con el saludo de las Fuerzas Armadas y la colocación de ofrendas florales en el mausoleo del general Eloy Alfaro al que ingresaron Tatiana Hidrovo, presidenta de la institución; Susana Dueñas, gobernadora de Manabí; Carlos Ochoa, superintendente de la Información y la Comunicación; y altos jefes y representantes de las Fuerzas Armadas.

En el Salón de la Democracia aguardaban las delegaciones de estudiantes del colegio Nacional Olmedo de Portoviejo, colegio 5 de Junio de Manta, colegio 23 de Octubre de Montecristi; así como estudiantes de universidades, colectivos ciudadanos de Santa Ana y Rocafuerte y de las comunidades Pepa de Huso, La Sequita y Los Bajos, de Montecristi.

También asistieron a este evento autoridades civiles, provinciales y nacionales y los familiares de Eloy Alfaro. Estos últimos se mostraron agradecidos con el Gobierno y el Centro Cívico por mantener vivo el legado del General.

Alfaro, melodías de revolución inició con un solo de piano de Elio Santana, a quien después acompañó el profesor Mario Arauz, autor de la música de las canciones alfaristas ‘sabel Muentes presente’ y ‘La noche del General’. Los talentosos artistas manabitas, Juan Diego Urdiales y Roxy Anchundia interpretaron la canción ‘Por ti vamos a vencer’. Puesta en escena que estuvo a cargo del maestro Jefferson Salcedo.

Pueblo Nuevo cerró la jornada, realizada para recordar una fecha histórica que marcó de forma trascendental la vida política de los ecuatorianos, como fue la muerte general Alfaro, el 28 de enero de 1912.

Recuperar la memoria social

Recuperar la cultura viva y la memoria nacional, con énfasis en la Revolución Liberal Radical, y los pueblos ancestrales del Litoral, es uno de los objetivos principales del Centro Cívico.

Durante el año, estudiantes y docentes de distintas ciudades de la provincia reciben seminarios, talleres y cursos de inducción histórica y son adheridos a los procesos de generación de conocimiento y ejercicio de memoria a través de actividades vinculativas.

Durante 2015, se realizaron diversas actividades a las que asistieron niños, jóvenes y docentes de varios cantones. Uno de los principales proyectos fueron los talleres La historia de nuestra América, a los que asistieron más de mil niños y jóvenes.

El libro ilustrado Soy América Latina la Patria Grande fue la propuesta pedagógica que se desarrolló para recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica de Nuestra América entre los niños  que participaron en estos talleres de vinculación ciudadana realizados en la Biblioteca del Archivo Histórico de la Revolución.

Es así, que de una manera lúdica, los más chicos hicieron un recorrido por los momentos claves de la historia de América Latina, del Ecuador y la Revolución Liberal, el proceso histórico más importante de la época republicana.

Talleres de imperialismo y antiimperialismo, y del papel transcendental de Eloy Alfaro internacionalmente, y llevar la historia a distintos lugares del país con el Museo Rodante Ecuador Patria Alfarista son algunas de las actividades que realiza Ciudad Alfaro para que la vida y el legado del ‘Viejo Luchador’ permanezca vigente. (I)